lunes, 4 de abril de 2016

#OPOSITORAREAL

Buenas a tod@s!

Hoy vengo a hablaros del movimiento #opositorareal. Y es que la semana pasada ya exploté del postureo que hay relacionado con el tema estudiar oposiciones.

A raíz de una foto que subí a instagram en un momento de bipolaridad máxima me he decidido a hacer este post y para hacerlo más dinámico vamos a hacerlo con un verdades y mentiras relacionado con el mundo opositoril.

Como muchos me dijisteis, estudiar una oposición es algo que elegimos nosotros, un camino para llegar a nuestro sueño que es desempeñar esa profesión para la que estamos estudiando. En eso totalmente de acuerdo, esto no es algo que te imponen y que hacemos porque queremos, mi crítica viene hacia esas personas que pintan este mundo como la cosa más maravillosa y divertida que existe. Y eso es un ERROORR!.



Así que vamos allá:

Mentiras:

Todos los días son estupendos. Mentira, todas las personas que estudiamos tenemos días malos, peores y horribles (también los hay buenos ojo!) No todos nuestros días son maravillosos y estupendos y nos queremos comer los libros o apuntes. Que no os vendan la moto. No se puede ser feliz 24 horas al día 7 días a la semana. Hay bajonazos de los que cuesta recuperar la rutina incluso un par de días, por lo menos a mí me pasa.
Levantarte a las 7 de la mañana es lo más. Mentira. Yo odio madrugar. No entiendo esa gente que se levanta súper feliz, vomitando mariposas de colores. Yo sobre todos los lunes cuando suena la alarma a las ocho de la mañana me quiero pegar un tiro.
Una vez que estas estudiando lo que quieres, estás tan seguro que no te replanteas las cosas. Mentira. Hay momentos en el camino en el que te planteas tirar la toalla. Esto es así. Yo muchas veces me replanteo que hago con mi vida, a donde voy y si en verdad es lo que quiero hacer. Con el cambio de opo he de reconocer que estos bajonazos se pasan más rápido, pero cuando preparaba subinspección con el nivel de exigencia que tenía me agobiaba y tenía que parar y pensar.
Nuestros escritorios son perfectos, como nuestro día de estudio. Mentira. Porque tengamos cosas de colores y nuestras fotos del escritorio se vean súper bonitas, no significa que todo sea sencillo. Como os he dicho ya en varias ocasiones, la foto que subo es del principio del turno de estudio, nada que empiezo a estudiar se convierte en el caos absoluto. Haces la foto pero luego tienes que dar el callo.
La positividad arriba a diario. Mentira. No todos los días podemos ser positivos, por lo menos en mi caso. Hay días que estoy tan desconcentrada o cansada que por mucho que intente ser positiva no me sale. Tengo que dejar de memorizar y ponerme a repasar o hacer test en mi caso, algo que me resulte más ameno y así no perder tanto tiempo.

Verdades:

Es nuestro sueño, hay que perseguirlo y no significa que sea fácil pero hay que luchar por ello hasta el máximo de nuestras posibilidades.
A nadie le gusta estudiar. Ya os comenté que he conocido a muchísimas personas que estudian y a NADIE le gusta estudiar. Es verdad que hay temas, leyes o materias que nos gustan más que otras, pero estoy segura de que por mucho que gusten también cuesta ponerse y habrá días que se pierde la concentración.
Hay días que cunden muy poco o incluso nada. Hay gente que se cree que el ritmo es bestial todos los días o semanas. Yo casi todas las semanas tengo que modificar el planning de estudio, porque o he estudiado menos, o me ha surgido un imprevisto y no he podido estudiar lo programado o he adelantado un poco más. Los plannings sirven de guía, pero para eso están para modificarlos
Se puede compaginar trabajo y estudio. Es muy difícil, porque el tiempo que tienes libre es para estudiar y tienes que organizarte muy bien para sobrellevarlo. Pero SÍ SE PUEDE, yo estando en la carrera ya trabajaba y terminé esta trabajando 6 horas diarias de lunes a sábado.
Hay que sacrificar un montón de cosas para poder dedicar tu tiempo a la oposición. Hay días que no puedes quedar con tus amigas porque tienes que estudiar, que ya habías quedado y tienes que desquedar (santa paciencia la de mis amigas) que tu chico se pone a ver una peli y tu tienes que acostarte pronto porque a la mañana siguiente madrugas, que tus compañeros de trabajo quieren salir y tu no puedes porque sino pierdes horas de estudiar…
El zulo o lugar de estudio perfecto no existe. Todo cuando empiezas a estudiar estará patas arriba, a no ser que seas una persona muy ordenada, yo trato de serlo pero siempre a los 5 minutos de la foto está todo que parece que ha pasado un tornado por el escritorio.

Con esto quiero expresaros mi opinión sobre este tema, porque estoy un poco cansada del postureo opositoril. De que se venda que opositar es la octava maravilla del mundo, que todos los días te comes los temas y que todo es súper bonito y lleno de colorines. NO ES ASÍ. Mucha gente me escribe diciéndome que se han metido a opositar viendo fotos como perfiles como los nuestros y que como lo ve todo tan bonito y organizado no ve el sacrificio que hay detrás de esa foto. Porque tu haces la foto, pero luego tienes que ponerte a estudiar, no valen excusas y tienes que dedicarle tu tiempo.

Estoy cansada del falso positivismo, como os  dije en la foto no soy la positividad en persona, soy una PERSONA REAL.  Una persona que se cae e intenta levantarse, una persona que tiene buenos días y que tiene días malos, una persona que intenta compaginar su vida estudiando y trabajando, una persona que lucha por su sueño aunque ese sueño esté más lleno de espinas que de rosas.



Espero que os haya gustado, comentadme que os ha parecido y como siempre os digo si queréis ver mi día a día estoy en Instagram:https://www.instagram.com/melarrebola/ y en Snapchat: MelArrebola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario